Habemus Camara

Tras muchas horas dedicadas a leer análisis (los mejores: 1, 2, …) y comparativas, ver fotos y muestras de decenas de cámaras, finalmente ya he decidido (y comprado) mi nueva cámara: PENTAX K10D.

Las razones, muy resumidas:

  1. A mi compacta Panasonic FZ5, ya le había sacado todo lo que podía técnicamente, se me había quedado pequeña (no me daba RAW, no llegaba a angulares grandes, en sensibilidades medias-altas era un desastre y usarla de forma “semimanual” era muy complicado e incómodo).
  2. Entre otras compactas mas avanzadas y una reflex digital, he estado dudando mucho tiempo. Finalmente me he decidido por la versatilidad de las reflex: lente nueva = cámara nueva, o casi. Una vez decidido por el mundo reflez, la relación entre precio, calidad y prestaciones ha sido determinante.
  3. He querido esquivar los modelos nuevos presentados este mismo año, que por ser nuevos, son mucho mas caros. Por el precio de una Réflex de iniciación de las marcas líderes (o el de una compacta todoterreno con espíritu reflex), obtengo prestaciones semiprofesionales. Fundamentalmente he valorado:  cuerpo robusto y sellado, estabilizador incorporado, visor con pentaprisma, buena repuesta a sensibilidades altas y un disparo en ráfaga decente.
  4. He elegido el cuerpo de la cámara con la idea en mente de aguantarlo bastantes años. A parir de ahora, sólo algunas lentes y otro equipamiento.
  5. Casi todo lo que he leído acerca de PENTAX, como marca, me ha gustado bastante.

Ya espero impaciente su llegada. La suerte está echada. Ya contaré.

Esta Fotografía la he tomado prestada de j_pang y está alojada en flickr
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: